El copywriting dibuja la línea roja que puede marcar la diferencia, pero…

Mira, hablemos claro.

El copywriting no es para todo el mundo.

Eso es lo primero que debes saber.

Quizás crees que es la solución para darle un poco de vida a tu negocio online. Y es muy probable que estés en lo cierto, pero eso no significa que sea para ti.

Aquí quiero enseñarte el motivo por el que para algunos el copywriting no sirve de nada y a otros puede ayudarles a conseguir justo el negocio que tienen en mente.

¿Eres el único en lo tuyo? Entonces tienes deberes.

No te pillo por sorpresa si te digo que internet está repleto de negocios como el tuyo.

De lo contrario, no estarías aquí.

A estas alturas, conformarse con ser la segunda opción ya no es suficiente. Hay que dejarse un poco la piel para encontrar la forma de destacar en tu mercado.

Por eso, todo el mundo quiere un negocio diferente, incluso si ser el centro de la fiesta no es lo tuyo.

Es normal, tiene sus ventajas.

Ya sabes. Te olvidas de luchar por desmarcarte de una competencia hambrienta. Te ganas la atención y la confianza de tus clientes potenciales de forma natural. Y encima puedes disfrutar el placer de tener una marca con personalidad que va por libre.

Suena tentador, aunque también complicado.

Pero ¿y si te dijera que es más sencillo de lo que parece?

Ya, ya. Me responderías algo así como…

Si diferenciarse es tan fácil, ¿por qué no lo hace todo el mundo?

Da la casualidad de que casi siempre tengo que salir de casa a la hora a la que los niños pequeños entran al colegio.

Es mi paseo rutinario.

No es porque madrugar te cambie la vida, ni porque caminar sea el desayuno de los genios. Simplemente coincide con que salgo justo cuando la mayoría (o por lo menos, la mitad) de los padres están en la calle.

Y después de cruzarme con muchos, muchos, muchísimos papás y mamás con pintas de necesitar otro café, he aprendido algo curioso.

He descubierto que hay dos tipos de padres a esas horas.

Primero, los que están enfadados con el mundo, normalmente porque llegan tarde al trabajo. Por eso van corriendo con sus niños y una cara de pocos amigos.

Después, están los que van disfrutando de ese paseo hasta el cole. Esos no parecen tener tanta prisa y, si la tienen, no debe de importarles demasiado.

Personalmente, esos últimos me dan algo de envidia.

Creo que cualquiera con algo de cabeza aspiraría a ser de ese segundo grupo. Quiero decir, ver a unos tan desanimados desde temprano y a otros con tanta calma es como un jarro de agua fría.

Nada te despierta de la realidad más que eso.

Con los emprendedores y los negocios online ocurre algo parecido.

Hay quien va corriendo para mantener el ritmo del que manda y el de los demás. Y hay quien establece sus propias normas y decide su propio ritmos.

Esas son tus dos opciones.

Seguir las reglas de otros cueste lo que cueste, incluso ese rato que le dedicas cada día a tus pequeños.

O desmarcarte, crear un negocio y una marca con actitud que hable por sí misma.

Pero, claro, para llegar hasta ese punto tu negocio tiene que tener algo muy concreto.

Algo que muchos ignoran y por eso tienen que andar correteando de un lado para otro.

Y sí, tiene que ver con el copywriting, pero va más allá. También tiene que ver con construir una estrategia de marca sólida que te permita diferenciarte y jugar con tus propias reglas.

Si diferenciarse es tan fácil, ¿por qué no lo hace todo el mundo?

Da la casualidad de que casi siempre tengo que salir de casa a la hora a la que los niños pequeños entran al colegio.

Es mi paseo rutinario.

No es porque madrugar te cambie la vida, ni porque caminar sea el desayuno de los genios. Simplemente coincide con que salgo justo cuando la mayoría (o por lo menos, la mitad) de los padres están en la calle.

Y después de cruzarme con muchos, muchos, muchísimos papás y mamás con pintas de necesitar otro café, he aprendido algo curioso.

He descubierto que hay dos tipos de padres a esas horas.

Primero, los que están enfadados con el mundo, normalmente porque llegan tarde al trabajo. Por eso van corriendo con sus niños y una cara de pocos amigos.

Después, están los que van disfrutando de ese paseo hasta el cole. Esos no parecen tener tanta prisa y, si la tienen, no debe de importarles demasiado.

Personalmente, esos últimos me dan algo de envidia.

Creo que cualquiera con algo de cabeza aspiraría a ser de ese segundo grupo. Quiero decir, ver a unos tan desanimados desde temprano y a otros con tanta calma es como un jarro de agua fría.

Nada te despierta de la realidad más que eso.

Con los emprendedores y los negocios online ocurre algo parecido.

Hay quien va corriendo para mantener el ritmo del que manda y el de los demás. Y hay quien establece sus propias normas y decide su propio ritmos.

Esas son tus dos opciones.

Seguir las reglas de otros cueste lo que cueste, incluso ese rato que le dedicas cada día a tus pequeños.

O desmarcarte, crear un negocio y una marca con actitud que hable por sí misma.

Pero, claro, para llegar hasta ese punto tu negocio tiene que tener algo muy concreto.

Algo que muchos ignoran y por eso tienen que andar correteando de un lado para otro.

Y sí, tiene que ver con el copywriting, pero va más allá. También tiene que ver con construir una estrategia de marca sólida que te permita diferenciarte y jugar con tus propias reglas.

¿Por qué unos sí y otros no?

Por una simple razón.

Para algunos, es mucho más cómodo subirse al carro y seguir la corriente que ir por libre.

Por eso todavía hay quien prefiere replicar las fórmulas del éxito de los demás. Ya sabes, eso de «si a él le ha funcionado, ¿por qué a mí no?».

Otras veces, no saben cómo desenterrar o darle forma a esa marca.

Aunque la mayoría de las veces, simplemente no se atreven porque hace falta valor y decisión para apostar por un enfoque distinto a lo que vemos cada día.

Henri Matisse hablaba de que la creatividad requiere coraje.

Por eso el copywriting no es para todo el mundo, porque hace falta valor para tener un discurso propio y claridad para transmitirlo de la manera adecuada.

Decidirse por un bando u otro es la parte sencilla, pero ¿qué viene después?

No se trata de escribir y punto.

Me encantaría decirte que el copywriting es pan comido, pero no es así.

Esto no va de escribir bonito, fórmulas o plantillas. Todo eso está muy bien si quieres quedarte con las manos vacías.

Además, si fuera tan fácil no estarías aquí, ¿verdad?

Eso es porque el copywriting no solo va de vender.

También va de crear una marca sólida que te diferencie, que conecte con tu audiencia y que te permita darle forma a ese negocio que ahora mismo tienes en mente.

Es cuestión de que tus palabras, además de persuadir, transmitan una idea que cale en tus clientes.

Y para eso no puedes escribir de cualquier manera, no.

Para eso tienes que entrar en la cabeza de tu cliente, descubrir qué es lo que más le importa y transmitirlo de manera que quieran oír más, más y más.

Eso puede ser lo que realmente marque la diferencia: copywriting que comprenda y defina tu marca de forma tan clara que sea casi imposible pasarla por alto.

Y, mira tú por dónde, eso es justo lo que puedo hacer por ti.

Copywriting + estrategia de marca.

Escribo textos con personalidad y una sólida base estratégica para darle un buen empujón a tu marca y tu negocio.

Ayudo a emprendedores digitales que apuestan por marcar la diferencia combinando copywriting, email marketing y estrategia de marca.

¿En pocas palabras? Trabajo con gente que se atreve a ir a por más.

Creo que el copywriting es la herramienta más potente que cualquier negocio puede tener entre sus manos.

Es un viaje de ida y una hoja de ruta a largo plazo para quienes quieren construir un negocio con un enfoque creativo y, sobre todo, distintivo.

Aunque puede que lo que más te guste oir es que, cuando lo haces bien, todo esto se traduce en resultados, sean cuales sean: números, cambios o la posibilidad de alcanzar nuevos objetivos.

¿Y cómo lo hago exactamente?

Esto no es Mad Men. Aquí la inspiración no llega por arte de magia (ni después de un whisky o dos).

Todo tiene su proceso creativo:

#01. ESTRATEGIA.

Escribir sin estrategia es como hacer paracaidismo sin paracaídas. Por eso, aunque estés muy impaciente por tener unos textos nuevos y relucientes en tu web, antes aclararemos qué quieres conseguir, por qué y cómo.

#02. COPYWRITING + EMAIL MARKETING.

Esta es la guinda que llevamos saboreando desde el principio. Cuando tienes todas las piezas, toca encajarlas y darle a la tecla. Vamos a darle un buen meneo a los textos de tu web para que no dejen a nadie indiferente.

#03. DAR CERA, PULIR CERA.

No todo va a ser escribir, escribir y escribir. Antes de sacar a relucir tus nuevos textos, los revisaremos juntos hasta que no les quede ningún hilo suelto. Hay que darle algo de mimo al copywriting para que todo fluya.

¿Y cómo lo hago exactamente?

Esto no es Mad Men. Aquí la inspiración no llega por arte de magia (ni después de un whisky o dos).

Todo tiene su proceso creativo:

#01. ESTRATEGIA.

Escribir sin estrategia es como hacer paracaidismo sin paracaídas. Por eso, aunque estés muy impaciente por tener unos textos nuevos y relucientes en tu web, antes aclararemos qué quieres conseguir, por qué y cómo.

#02. COPYWRITING + EMAIL MARKETING.

Esta es la guinda que llevamos saboreando desde el principio. Cuando tienes todas las piezas, toca encajarlas y darle a la tecla. Vamos a darle un buen meneo a los textos de tu web para que no dejen a nadie indiferente.

#03. DAR CERA, PULIR CERA.

No todo va a ser escribir, escribir y escribir. Antes de sacar a relucir tus nuevos textos, los revisaremos juntos hasta que no les quede ningún hilo suelto. Hay que darle algo de mimo al copywriting para que todo fluya.

Es el momento de tomar decisiones.

Puedes leer sobre copywriting un día sí y otro también, para hasta que no des el paso de probarlo en tus propias carnes, seguirás sin ver ningún resultado tangible.

Si tienes un negocio online y quieres aplicar el copywriting en tu web o en tus anuncios para empezar a sacarles el partido que merecen, te toca decidir.

¿Le damos al copywriting?

¿Qué te parece si trabajamos juntos?

He preparado este formulario para que puedas darme una mejor idea de tu proyecto.

Tendrás una respuesta esperándote en tu bandeja de entrada en menos de 48 horas. 🙂

¡Gracias!

Términos y condiciones

¿Alguna pregunta?

Dices que el copywriting no es para todo el mundo, ¿es para mí?

Quizás te parezca una pregunta algo obvia, pero no lo es.

Muchos emprendedores no creen que los textos de su página web pueden convertirse en un medio para construir un proyecto sólido.

Si quieres una página web que funcione, exprese un mensaje claro a tus clientes y te ayude a darle forma a tu marca, entonces sí.

Es para ti.

¿Merece la pena?

Te lo diré sin rodeos.

Hay muchos negocios que funcionan perfectamente y venden sin necesidad de copywriting. Muchos.

No será porque les falten estrategias y herramientas a su alcance.

Pero hay algo que está claro, los que saben cómo aprovechar el copywriting, notan la diferencia.

¿Me aseguras que voy a vender más gracias al copywriting?

Si lo hiciera, te estaría mintiendo sin piedad porque nadie puede asegurarte algo al 100%.

Tu negocio depende de otros muchos factores y quizás el fallo no está en tus textos.

De hecho, si alguien te está contando lo contrario, te aconsejo que huyas sin mirar atrás.

¿Aceptas cualquier tipo de proyecto?

Como todo, depende.

Antes de aceptar tu proyecto, estudiaré tu caso para asegurarme de que trabajar juntos tendrá algún sentido.

Es decir, si considero que no puedo ayudarte a conseguir tus objetivos de negocio, no te haré perder el tiempo ni el dinero.

¿Y si no me gustan los textos? ¿Ofreces algún tipo de garantía?

En primer lugar, te haré partícipe de todo el proceso de trabajo, para que sepas cómo avanza tu proyecto de principio a fin.

De esta manera, cuando recibas los textos, no te llevarás ninguna sorpresa porque ya  deberías haber dado tu visto bueno a la estrategia y los primeros borradores.

Una vez te envíe los textos definitivos, tendrás una semana para revisarlos y decidir si quieres hacer algún cambio. Dentro de ese plazo, podremos revisar tus textos todas las veces que necesites.

Me falta algo, ¿cuánto cuesta todo esto?

Como te imaginarás, cada proyecto tiene sus características y sus retos individuales.

Por eso la inversión y el trabajo que conlleva cada uno de ellos puede variar drásticamente.

Cuéntame qué tienes en mente para que pueda darte un presupuesto personalizado de tu proyecto.