¿Las apariencias engañan?

Esa que ves en la foto con cara de no haber roto un plato en su vida soy yo.

Una tara que tengo. Aunque sume años, mi aspecto no lo demuestra.

Me lo tomo con humor. Eso sí, de vez en cuando me siguen pidiendo el DNI en los bares y ya no es tan gracioso.

Te lo cuento porque a veces las apariencias engañan.

Si sigues leyendo, entenderás por qué lo digo.

Hablemos sin tapujos, ¿te parece?

Hace algún tiempo me preguntaron si quería vivir de escribir.

Como sonaba bien (mucho mejor que ir cambiando de jefe cada tres meses) no tuve que pensármelo mucho.

Así fue como llegué al copywriting: por inercia.

Sin embargo, responder a esa pregunta me resultó mucho más fácil de lo que fue conseguirlo.

No, no pude vivir del copywriting a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera. Un poquito después sí, cuando me di cuenta de algo.

¿Te has fijado en que todos los negocios online quieren ser diferentes?

Entonces, ¿por qué todos suenan a lo mismo?

Ya, es que las apariencias engañan.

Quizás porque es el camino fácil a primera vista. Quizás porque si a los demás les ha funcionado, a ti también. O quizás simplemente es porque no sabes por dónde empezar (todos hemos sido un tanto novatos alguna vez).

La cuestión es que este es el motivo porque el que tu marca se queda a medias.

Y es que una cosa es tener intención y otra bien distinta es pasar a la acción.

Porque para convertirte en una marca sugerente dentro de tu mercado (ya sabes, de esas que hace que te miren con un poco de envidia sana y que tus clientes se paren en seco y te presten su atención) hace falta algo más que una buena intención.

Por ejemplo, una buena tanda de copywriting con estrategia de marca.

Para ganarte tu sitio.

Para que tus clientes encuentren su primera opción en ti.

Para tener un negocio online que no se puede comparar si no es para bien.

¿Voy demasiado rápido?

Bueno, es que esto tiene su miga.

Te invito a que lo pruebes.

Aunque te lo aviso: una vez le coges el gusto, es difícil soltarlo.

Hora de las presentaciones.

Me llamo Sara Castillo y soy copywriter especialista en email marketing. Que no te asusten los títulos, eso solo significa que me van más los emails.

Quizás sea porque la mezcla de email marketing y copywriting puede ser explosiva.

Me gustan los textos atrevidos, las marcas valientes y los negocios que no se cortan ni un pelo.

Y sobre gustos no hay nada escrito, ¿no?

Como copywriter, ayudo a emprendedores digitales que apuestan por marcar la diferencia y prefieren jugar con sus propias reglas.

¿En pocas palabras? Trabajo con gente que se atreve a ir a por más.

Aunque a decir verdad, no nací con el carnet de copywriter debajo del brazo.

Ojalá, cuánto tiempo me habría ahorrado.

Estudié una carrera de esas que tienen «muchas salidas» y que todos tus familiares te recomendarían. No seré yo quien opine lo contrario. Salidas tiene, pero a mí me falta madera.

Di con el copywriting y el email marketing por pura casualidad. Mejor dicho, di con personas que me enseñaron mucho y me inspiraron más aún.

Para esto sí que tengo madera, al menos un poquito más.

Creo que los negocios online aún tienen muchos deberes por hacer en esto del copywriting. Así que ya va siendo hora de ponerle remedio.

¿Cuál es el plan?

¿El plan? Vivir del copywriting, como desde el primer día.

Seguramente se parezca al tuyo, cambiando copywriting por lo que sea a lo que te dediques.

Eso requiere mucha implicación y a mí no me gusta tener las manos vacías, así que procuro estar siempre ocupada con algo. De hecho, ahora es posible que esté liada:

Escribiendo para mí o para algún cliente simpático. Un saludo a los clientes simpáticos.

Formándome en cualquier cosa que pueda serme realmente útil (para mí o para quienes trabajen conmigo).

Sumando ideas para ver cuál será mi próxima jugada. Vamos, pensando cómo mejorar mi vida y mi negocio. Un hábito más recomendable que el yoga.

O si me pillas en mis ratos libres quizás esté:

Echando el rato con mi familia, mis gatas o mis amigos. Según la hora, igual nos pillas con alguna cerveza, sin posavasos, de por medio. A las gatas no, o al menos eso espero.

Metida en libros, series, películas y todo lo que me pongas por delante. Cotillear la vida de personajes de ficción da para muchos emails y una no sabe decir que no a eso.

O simplemente perdiendo el tiempo al menos una vez al día, por desconectar.

¿Y ahora qué?

Ahora que hemos acabado con las presentaciones, ¿qué te parece si te cuento cómo puedo ayudarte?

 

UNA DE EMAIL.

Suscríbete a mi newsletter (o como quieras llamarlo) para recibir inspiración diaria sobre copywriting, email marketing o historias varias de una vida que no es la tuya, pero bien podría serlo.

 

SIGUE LEYENDO.

Pásate por mi blog para leer lo que he escrito hasta el momento y empápate de copywriting en la práctica. Dicen que todos los días se aprende algo nuevo. Prueba.

 

TRABAJA CONMIGO.

Si te ha gustado lo que has visto y quieres darle caña a los textos de tu negocio online, podemos trabajar juntos. ¿Te suena apetecible o prefieres que tu copywriting siga siendo «ni fu ni fa»?

¿Cuál es el plan?

¿El plan? Vivir del copywriting, como desde el primer día.

Seguramente se parezca al tuyo, cambiando copywriting por lo que sea a lo que te dediques.

Eso requiere mucha implicación y a mí no me gusta tener las manos vacías, así que procuro estar siempre ocupada con algo. De hecho, ahora es posible que esté liada:

Escribiendo para mí o para algún cliente simpático. Un saludo a los clientes simpáticos.

Formándome en cualquier cosa que pueda serme realmente útil (para mí o para quienes trabajen conmigo).

Sumando ideas para ver cuál será mi próxima jugada. Vamos, pensando cómo mejorar mi vida y mi negocio. Un hábito más recomendable que el yoga.

O si me pillas en mis ratos libres quizás esté:

Echando el rato con mi familia, mis gatas o mis amigos. Según la hora, igual nos pillas con alguna cerveza, sin posavasos, de por medio. A las gatas no, o al menos eso espero.

Metida en libros, series, películas y todo lo que me pongas por delante. Cotillear la vida de personajes de ficción da para muchos emails y una no sabe decir que no a eso.

O simplemente perdiendo el tiempo al menos una vez al día, por desconectar.

¿Y ahora qué?

Ahora que hemos acabado con las presentaciones, ¿qué te parece si te cuento cómo puedo ayudarte?

 

UNA DE EMAIL.

Suscríbete a mi newsletter (o como quieras llamarlo) para recibir inspiración diaria sobre copywriting, email marketing o historias varias de una vida que no es la tuya, pero bien podría serlo.

 

SIGUE LEYENDO.

Pásate por mi blog para leer lo que he escrito hasta el momento y empápate de copywriting en la práctica. Dicen que todos los días se aprende algo nuevo. Prueba.

 

TRABAJA CONMIGO.

Si te ha gustado lo que has visto y quieres darle caña a los textos de tu negocio online, podemos trabajar juntos. ¿Te suena apetecible o prefieres que tu copywriting siga siendo «ni fu ni fa»?