Seleccionar página

sobre mí

«No le digas a mi madre que trabajo en una agencia de publicidad. Ella piensa que soy pianista en un burdel.»

J. Seguela

Un pequeño inciso, antes de pasar a las presentaciones.

Hace un tiempo, en una reunión de amigos y no tan amigos que se ponen al día, alguien me preguntó a qué me dedicaba.

Intenté hacer un resumen apto para todos los públicos.

Gente con negocios y gente sin negocios. Copywriters y no copywriters. Vendedores y compradores. Pianistas en burdeles y publicistas en agencias.

Para todo los públicos.

El objetivo ese que si me escucha tu suegra, me entienda. Y que si me escucha un potencial cliente, me entienda y me escuche con más ganas todavía.

Pues estaba yo en esas, intentando comprimir esto del copywriting en una par de frases concisas, simples y atractivas, cuando se oye una voz al fondo de la mesa:

«Oye, Sara. No empieces con tus frikadas. ¿No ves que esto del marketing es un cuento chino?»

Qué susto da el frío y complejo mundo de las ventas, ¿no?

Pues, mira, yo no entiendo mucho de cuentos chinos, pero sí conozco algo más indecente que esto.

Y es que, ahí fuera, una cantidad indecente de negocios online tienen algo que vender… y ninguna idea clara de cómo venderlo. De cómo ponerlo en movimiento para pasarlo de sus manos a las manos de sus clientes sin dejarse la piel ni la paciencia en el intento.

Por eso, esto no sea una cuestión de vender, a secas, sino de hacerlo simple y vender mejor.

Hora de las presentaciones.

Hola. Soy Sara Castillo, copywriter.

Puede que eso suene muy moderno, pero en realidad es algo bastante simple. Me dedico a escribir con estrategia para que pequeños negocios como el tuyo funcionen mejor.

Me gustan los textos atrevidos, las marcas valientes y los negocios que no se cortan ni un pelo. Pero, sobre todo, tengo la rara costumbre de hacer las cosas de la forma más sencilla posible.

¿Y aparte de eso?

Ahora mismo, puede que me pilles…

  1. Escribiendo para mí o para algún cliente simpático. Un saludo a los clientes simpáticos.
  2. Con alguna página de ventas, email o anuncio dándome vueltas por la cabeza.
  3. Sumando ideas para mejorar mi vida y mi negocio.

 

Si me pillas en un rato libre, quizás esté…

  1. Entre familia, amigas o gatos. Según la hora, igual con alguna cerveza de por medio.
  2. Con la nariz pegada a algún libro o sucedáneos (porque veo regular tirando a mal).
  3. Practicando la filosofía de hacerlo todo de la manera más sencilla posible.

Otros datos irrelevantes no tan relevantes.

  1. Como buena andaluza, si pudiera escribir con acento, lo haría.
  2. A veces, también diseño las webs que escribo.
  3. Tengo una lista rara en Spotify para presentarme.
  4. Lo de «vivir de tu pasión» casi siempre me suena a engañabobos.
  5. Tengo un plan.

Espera, ¿un plan?

Tengo un plan a largo plazo y un sistema que pongo en práctica casi a diario para que las cosas ocurran.

Verás.

Yo lo que quiero es tener algo que hacer todos los días. Levantarme y saber que me espera una taza de café y algo de trabajo.

Que no me escueza mirar la cuenta del banco.

Que mi relación más estable no sea con Hacienda (sálvese quien pueda).

Que si a mi pareja le dan un trabajo en la otra punta de España, yo solo tenga que preguntar: «¿cuándo nos mudamos?»

Que si es el cumpleaños de mi señora madre, la que me trajo al mundo, yo pueda coger carretera, plantarme en su puerta y llevármela a celebrar.

Que si alguien me necesita, yo pueda estar.

Me gusta saber que mi día tendrá 24 horas, igual que el de cualquier persona corriente. Que mi profesión nunca será una de esas en las que parece que el trabajo se hace solo, igual que cualquier trabajo corriente. Y que, sabiendo todo eso, aun así, tendré la posibilidad y la flexibilidad de arreglármelas como pueda y como quiera, algo no tan corriente.

Fin.

¿Y ahora qué?

Imagino que no estás aquí para jugar al quién es quién. Al fin y al cabo, esto va de copywriting y ventas.

Así que, ahora que hemos terminado con las presentaciones, ¿qué te parece si te cuento cómo puedo ayudarte?

 

01

TRABAJA CONMIGO.

Si te gusta lo que has visto y quieres darle caña a los textos de tu negocio online, igual podemos trabajar juntos. ¿Te suena apetecible o prefieres que tu copywriting siga siendo «ni fu ni fa»?

 

02

SIGUE LEYENDO.

Pásate por el blog para empaparte de copywriting en la práctica. Allí escribo (cuando se me antoja) sobre ventas, copywriting y compañía. Dicen que todos los días se aprende algo nuevo. Prueba.

 

03

UNA DE EMAIL.

Suscríbete y recibe 100 emails, uno cada día, durante 100 días para mejorar tus textos y, como una consecuencia casi inevitable, tus ventas.